mariaestercorrea@hotmail.com

sábado, 22 de octubre de 2011

NDIGNADOS “Unidos para un cambio global” PARTE I-

INDIGNADOS “Unidos para un cambio global” PARTE I- ANTECEDENTES: GENESIS: DESARROLLO Corría noviembre de 2010 y estalla en Marruecos un conflicto con Sahara Occidental, y por lo que estoy acostumbrada a interesarme no solo en mi país, sino en el mundo, comencé a poner mis ojos en Africa. Luego siguieron los conflictos en otros países, como Egipto, Argel, Tunez, y otros tantos. Me fui dando cuenta que “ algo estaba cambiando”. Lo fui advirtiendo en mi muro. En mi estado en fb. ponía: “ Algo está cambiando en el mundo, y no nos queremos dar cuenta”. Luego siguieron los conflictos en los países árabes, derrocamiento de autocracias, movimientos de jóvenes a través de las redes sociales, como la denominada “ revolución de los faraones” ( en Egipto) en febrero del presente año. Luego el conflicto se fue agudizando, hasta que en poco tiempo teníamos a la Alianza de la Otan invadiendo tierra Libia, con la anuencia de Francia, y otros países europeos como España e Italia, y con la logística de EEUU. Aún se continúa la lucha en Libia, y siguen las insurrecciones en todo el mundo árabe, y en Africa. Estas crisis de gobernabilidad se ha contagiado a las ex republicas soviéticas que como Kajakistan, Turkistan, y otras. El hilo conductor son los pueblos que se rebelan en contra de la corrupción, de la economía que está al servicio de los poderosos: Está en la defensa que hacen los jóvenes de sus países, tratando de evitar caer nuevamente en la exclavitud o control de parte de los países poderosos de la tierra, y que actúan a espaldas de las Naciones Unidas. ( como es el caso de la invasión a Irak ). Estos países han convertido a estos instrumentos mundiales como ONU, Banco Mundial, FMI, o Banco Central Europeos, en brazos ejecutores de políticas de saqueo, de invasión, de expoliación, de exclavitud de pueblos y naciones enteras. Aplicando la doctrina del Caos del Shock, el auge del Capitalismo del Desastre de Noamí Klein ( autora canadiense antiglobalización). En forma simultánea vemos que por el norte de América, y toda Europa las cosas no andan mejor. Cuando se desata la crisis del 2007 ( crisis hipotecaria) se intentó de parte de los países que se encontraban en esa situación, frenarla con inyección de dólares a los bancos. Pensaban que de esta forma se volcaría el dinero en generar empleo, en la industria, en las pymes, en el mercado interno, para hacer crecer la economía, en ayudar a la gente de a pie. Había estallado la burbuja financiera creada por el mismo sistema bancario. Lamentablemente fue todo lo contrario. Los países europeos siguieron sin decirles la verdad a su gente: la gravedad por la que pasaban y seguían endeudándose con bonos tóxicos que habían inundado el mercado, tras la crisis de las hipotecas. A poco de andar, y viendo que las cosas no funcionaban entran a tallar el FMI y el Banco Central Europeo, comienzan a apretar con medidas en contra de sus pueblos, como nos tenían acostumbrados ( el FMI en caso de Argentina), a Grecia, Portugal, Irlanda, España y otros países que de estar en lo que se denomina “ estado de bienestar” a sufrir lo que Argentina ya pasó en el 2011. El famoso, pero odiado default. Grecia ha sido rescatada ya dos veces. Y sabemos de qué se tratan los rescates. Hoy Grecia ha dado aviso que no puede hacer frente a gastos corrientes del mes de noviembre. Hoy esta más cerca que nunca del default. Grecia ha hecho todo lo que le han pedido. Ha despedido a cientos de miles de personas, y ha reducido los salarios más del 40%. Ha aumentado la edad jubilatoria. Tiene un plan de ventas hasta el 2015 de más de 500 empresas griegas a manos extranjeras. La crisis no solo no se ha solucionado, sino que es tan grave que ha generado: despidos, aumento de la edad jubilatoria, flexibilización laboral, precarización del empleo, cierre de fábricas, cierre de empresas, ventas de activos, de recursos naturales, de recursos estratégicos. Se ha llegado a vender la lotería de los países. Hoy la mayoría de los países europeos ya no le queda que vender. En España por ejemplo tienen cinco millones de parados, y más de un millón de personas desalojadas porque no pueden pagar sus hipotecas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario